Mi primera exposición en Madrid

Madrid. 2004

En aquella época iba a Madrid a ver las exposiciones en el Museo Del Prado, Thyssen y alguna que otra en el Reina Sofía. Poco conocía del mundo de las galerías. De hecho no había expuesto en ninguna por esas fechas. Mis únicas exposiciones habían sido en la Colegiata de San Lorenzo -donde vendí mis primeros cuadros. Un pescador tirando la caña en plena tormenta. Un cuadro homenaje a mi hermano que le gusta pescar. Y otro una visión cubista de la Iglesia de San Pedro. Fue una exposición junto a Juan Carballo, otro artista hiperrealista. La colegiala se cedía por unos quince días para exponer. Tenías que abrir, vigilar, montar y estar todo el día en la húmeda colegiata- y en el año 2001 en la fundación Alvargonzález en Cimadevilla -en esta exposición tuve buena crítica. Vino Pelayo Ortega a apoyarme. De aquella era uno de mis pintores de referencia. No se si fue porque la sala ponía buenos pinchos, la inauguración fue un éxito de gente-. Gracias a esta exposición comencé a marcar mi manera de trabajar de manera más personal.

La galería estaba en Majadahonda. Un pueblo a 20 kilómetros de Madrid. Donde nací y viví hasta los 7 años. Cuando pasaba por enfrente de la galería entré a ver que exponían. Era la única en el pueblo. No me acuerdo bien como pero un día le mostré mis trabajos. Le gustaron por su colorido y texturas. Me dijo que le llevase unos cuadros para ver como funcionaban en una exposición colectiva. Eso fue en abril de 2004. En junio antes de que hiciera calor, siempre me gustaba ir a Madrid a disfrutar de la piscina y leer tumbado en la toalla. Este año había dejado de trabajar para dedicarme de pleno a la pintura. Un año para probar. Las obras que estaba realizando eran de un estilo surrealista, coloridas y con cierta textura realizada mediante masilla de yeso barata – resultó una chapuza en muchos de los cuadros. Gracias a dios no se vendieron muchos porque se caía la pintura. Aquí aprendí que hay que usar buen material y no pintura barata. Y tuve que romper los cuadros-. Llevé dos obras de formato pequeño que le gustaron. Le dije que iba a estar unos días por Madrid. Me llamó y me dijo que me parecía si en navidades las metería en una exposición colectiva. Estas dos piezas me las acabó comprando él. Me dijo que si me interesaba hacer unas exposición individual ese año 2005. Me quedé más que ilusionado.

En aquellos años tenía el taller en la calle La Paz, cerca del parque de Los Pericones. El taller mío constaba de una habitación en un piso compartido con otros 4 artistas. Las obras las realicé en un par de meses. Eran obras realizadas con acrílico. Nada de óleo, lo que me permitía acabar las obras con mucha brevedad.

img_5491

El 12 de Abril marché a Majadahonda con mis cuadros en el Polo. Iba solo, con los asientos bajados y los cuadros apilados en la parte trasera. Las piezas más grandes eran de 100x100cm, sino no hubiera podido llevarlas -en aquella época las piezas eran de un formato que pudieran caber por las escaleras del viejo estudio y en el maletero del coche-.

Montamos el jueves. Todo muy bonito y bien colocado. Eran una veintena de obras. El galerista esperaba venderlas todas y en la inauguración decía que se llenaría.

img_5494

El viernes me vestí de gala -con mis vaqueros sin manchas y los zapatos relucientes- para la ocasión. Me acompañaba mi hermana. Eran las ocho y estábamos sólo nosotros… En la mesa había dos botellas de Pesquera reserva, un gran vino. Una rica tabla de embutidos y quesos esperaba también a los invitados. No acababan de llegar. Los que si vinieron fueron mis amigos Alberto de la Puente y Manu Brabo. Ambos estaban estudiando y buscándose la vida por Madrid en esos años -hoy Alberto un gran diseñador web y Manu un gran fotógrafo premio Pulitzer entre otros muchos-donde la pandilla de Gijón estábamos dispersos por todas partes de la geografía española. Entre los cuatro -con mi hermana- esperamos el vino y la comida… también la acabamos! No vino nadie pero los cuatro nos metimos dos botellas de un gran vino, buen embutido y perfecto queso curado. Me acuerdo que Manu decía: -Están bien los cuadros Ñardo, pero el vino mejor! Brindamos por muchas cosas y recuerdos. Lo pasamos bien, no vino nadie, no se vendió nada. No me desanimé por ello, al revés lo ví con optimismo. Me dije a la siguiente seguro que vienen más.

Acabó la exposición y vendí tres cuadros. Dos me los compró un cliente y uno pequeño una señora. En septiembre fue a Madrid a cobrar lo vendido. Las obras ya me las había devuelto por transporte. Cual fue mi sorpresa que donde estaba la galería ahora era una inmobiliaria! Me quedé atónito, parado. Llamé al galerista y no me lo cogía… me temía ya lo peor. Pero al ir por la calle vi al galerista saliendo de su descapotable y me abalancé sobre él. Se hizo el loco, decía que no me conocía! Le dije que iba a ir a la policía, a diez metros había una patrulla en Gran Vía. Debió de ponerle nervioso que sacó un fajo de billetes y me tiró 900 euros que me debía.

Una experiencia que me hizo ver los personajes que se mueven en el mundo del arte. Este mercado es una casa de putas y locos. Hay mucho mafioso y fantasma. Poco a poco, a base de encontrarme y chocar con gente así he ido aprendiendo a seleccionar y ser que mejor hacer una cosa bien con alguien de fiar que diez sabe dios con quien!

Escribir un diario. Tarea imposible…

Al acabar de cenar siempre me dejaban ver la televisión un rato. Eso de ser el hermano pequeño también tiene sus privilegios… yo decía: – Voy cuando vaya mi hermano a la cama. En esos momentos me acuerdo de ver a mi padre tomarse un café en la salita. Habría su diario y se ponía a escribir. Parece muy fácil, eso creía yo. En el año 1986 me compré un diario. El diario de los Jóvenes Castores. Y me propuse escribir todos los días mis experiencias, momentos y descubrimientos. Como todo lo que empezaba lo cogía con mucha ilusión -eso es lo que suele pasar a todos los niños, cansando rápido. A día de hoy, más rápido-. Tanta era la ilusión de escribir en el diario que quería que pasase el día para escribir. Pero la cosa se volvió rápidamente monótona. La rutina no era lo que quería escribir. Veía a mi padre escribir y no sabía de dónde sacaba las frases para rellenar hojas y hojas. Me di cuenta que escribir era algo difícil y serio. Comencé a resumir mis anotaciones. Incluso era tan minimalista mi prosa que decía: -Hoy hice lo mismo que ayer. Pero lo de ayer no os lo perdáis, era: -Me levanté. Fui al colegio. Comí. Jugué en la calle. Cené y fui a dormir. Así acabé rellenando la mitad de mi diario. Me hace gracia que las hojas más narradas fueran cuando me pillé la mano en la puerta de entrada de la urbanización. Me quedó como un melón de hinchada. Mi padre fue el que me escribió ese día. Y el siguiente mi hermano. Yo les dictaba. Fueron solo dos días, pero de profunda biografía.

diario-1985

En esta foto se ve uno de los primeros días. Gran narración, cuidada ortografía… La siguiente foto son los días que entré en el bucle de la rutina colegial.

diario-1985-2

A día de hoy utilizo este blog para hacer cierto ejercicio autobiográfico. Un ejercicio -sobre todo el apartado de textos biográficos- que os recomiendo. Es una manera de recordar tus años pasados. De analizar ciertos momentos de tu vida. Que seguro que te llevarán a el por qué del presente que vivimos. Estáis todos invitados a leerlo.

La base de la pintura: El dibujo.

Cuando era el año 1995 comencé a dar clases de pintura en el taller de Jose María Ramos. Su estudio estaba en una casa antigua. En la tercera planta del portal 2 de la calle Garcilaso de la Vega. Ahora cada vez que paso el piso está en alquiler. Una pena que esté antigua por fuera… y por dentro. Es un piso de techos altos y grandes ventanales. Un piso con mucha luz para poder trabajar largas horas con luz natural.

Antes de empezar las clases no me acuerdo que es lo que estaba dibujando. Mi etapa por dibujar cómics había pasado ya hace mucho tiempo. De lo que si me acuerdo es de lo que he dibujado y pintado a partir de dos años de clases.  Tras estos años de aprendizaje comencé a pintar de manera continuada. En mi propio estudio -bueno en un piso compartido con otros artistas, que ya os contaré- hasta el día de hoy.

Al entrar en el piso me llenó los pulmones y el alma el olor a aguarrás y trementina que anda por el aire de los talleres de pintores. Habría 4 o 5 alumnos. No me acuerdo bien. Todos estaban preparando su acceso a la facultad de Bellas Artes. Eran unos grandes artistas para mi. Tenían buenos dibujos frente a ellos. La pena es que unos han estudiado en la facultad de Bellas Artes y otros en arquitectura, pero ninguno pinta. Se han metido en la educación aparcando los pinceles.

Me sentó en una mesa alargada. Se encendió un cigarrillo y se sentó a mi lado. Me comentó, ¿Qué es para ti ser un buen pintor? Una buena pregunta que nunca me había hecho. Tan sencilla pero tan inabarcable como la pregunta que siempre me han dicho y siempre he evitado, ¿Para ti, qué es el arte? A día de hoy ambas preguntas no sé cómo responderlas.

Me dijo que todo artista debe dominar el dibujo. El dibujo es la base fundamental de una obra de arte, es su columna vertebral, es la expresión visual más antigua del hombre. En una obra con un buen dibujo, ni una sola de las líneas fluidas, rápida o sueltas está trazada a propósito. Con buena técnica podrás plasmar la realidad tal y como es, tal como lo ve o tal como la siente. Para dominar el dibujo artístico lo primero es dominar el dibujo técnico. Conocer la expresión precisa y exacta para saber luego romperla y transformarla. Esta fase ya será dentro del dibujo artístico. Un dibujo apoyado en sentimientos y emociones. El artista dibuja las cosas tal y como las ve emocionalmente de acuerdo con su propia y peculiar manera de ver la realidad de su entorno. La verdad es que tiene mucha razón. Por ello me sentó delante de unas frutas y objetos geométricos puros -un cuadrado, un círculo y un cuadrado- anárquicamente posados en una mesa enfrente de la mía. A lo largo de dos meses de clase no me levanté de esa mes. No me dejó pasar a pintar al carboncillo de pie hasta que no dominase en volúmenes sencillos la perspectiva, las líneas de contorno, los puntos de fuga y sobre todo a darle volumen a las cosas mediante luces y sombras.

img_5292

La verdad es que pensé que poco iba a durar en clases otra vez. Quería pinceles y colores ya! Pero no se el por qué le encontré el gusto a este método. Dibujo y dibujo. Al salir de clase quedaba a tomar un café con Sandra. Le contaba todas mi experiencias, incluso la enseñaba a dibujar las perspectivas de una cajetilla de tabaco o un lápiz. En casa, en clase o en cualquier momento libre dibujaba todo lo que tenía delante de mí. No me importaba el que fuera. Era realizarlo como mero ejercicio de llegar a representar las cosas tal y como eran a la vista. Buscaba el realismo en las cosas. Los bordes de mis libretas de clase estaban llenas de perfiles de mis compañeros de clase, de lápices o detalles arquitectónicos que veía desde la ventana -ese año de 1996 mi ventana daba a los pabellones o naves de lo que hoy es El Centro de Arte de la Laboral, antes las clases de tecnología-.

Tras estos meses sentado delante de estos bodegones me tocó pasar al carboncillo en formato 100x70cm. Me di cuenta que el trazo lo tenía mucho más seguro y firme. Lo primero que me hizo Jose María Ramos fue cortarme el lápiz por el final. Me lo dejó completamente plano, perfecto para medir. Con el carboncillo ya estuve más tiempo. Hasta que aprendí bien a dominar las luces. Crear el volumen a base de negros y blancos.

Fue un año intenso de dibujo pero que agradezco enormemente.

Actualmente sigo dibujando como ejercicio mental y técnico. Todas las noches después de cenar me siento en el sofá de casa y en una pequeña libreta dibujo. A un ritmo pausado y tranquilo. De estos sencillos momentos muchas veces me salen buenas ideas para desarrollar en las pinturas.

“Prefiero dibujar a hablar. Dibujar es más rápido, y deja menos espacio para la mentira”.               Le cobusier

Mi primer mural en Gijón

Corría el año 1984, un día de septiembre. Era un día antes de empezar el curso escolar. De eso me acuerdo porque llegamos antes incluso de que los muebles estuvieran ya en casa y dormimos en unos colchones en el suelo, rodeados de algunas cajas y un olor a nuevo en el ambiente. Comenzaba una nueva etapa de mi vida. No me dio tiempo a conocer a nadie en el patio de la urbanización. Aquella noche dormí por el cansancio del viaje, en aquellos días no era lo mismo venir en coche de Madrid, y menos en un Renault 5 de 1979 cargado hasta los topes, con cinco personas y el Puerto de Pajares por delante.

El primer día de clase recuerdo que me presentaron al resto de mis compañeros como un niño de Madrid. Todos me miraron como un extraño, ¿Entenderían Marte?, me pasó por la cabeza. A parte de esas diferencias planetarias yo venía de otro sistema educativo. Si, no os sorprendáis, esto es España y cada comunidad tiene su sistema educativo –lo mejor para marcar diferencias entre todas las provincias desde el principio-. En mi colegio en las clases de primaria se podía pintar en las paredes de las aulas y los pasillos. Cada trimestre los pintaban de nuevo.

Sonó la sirena del recreo. Todos los niños salieron corriendo al patio. Yo no conocía a nadie y me fui quedando atrás, tan atrás que quedé solo en clase. Para ganarme a mis compañeros, mientras comía mi sándwich de jamón y queso, decidí pintarles unas cosas en las paredes… Menos mal que el recreo eran 30 minutos y mis manos y brazos eran todavía pequeñas y regordetas porque me dio tiempo a realizar un buen mural a rotulador en una de las paredes. Al llegar mis compañeros quedaron sorprendidos, no por lo bien ejecutado me imagino, sino por tener arrestos para haberlo realizado. La profesora –no daré su nombre ya que para mi fue la profesora más borde y vinagre que me tocó en mi etapa colegial. No sé a día de hoy, como podía dar clase a niños tan pequeños con tan poca paciencia- me cogió de la oreja y me sentó todo el día en su mesa.

pintura-entretenida-para-paredes

Ese día por la tarde mis padres tuvieron que ir al colegio a oir todas las reprimendas de la profesora. Pidieron disculpas y explicaron de donde venía ese afán muralista.

Fueron muchas las veces que la profesora llamó a mis padres para decirles que era un rebelde. Pero la verdad no dejaban de ser cosas que todos los pequeños un poco inquietos e imaginativos hacemos en clase y  que confrontaban con las ideas del antiguo régimen de algunos profesores ya en los 60 años entrados en los años 80.

Con el tiempo mis padres me llegaron a confesar que esa profesora era una rancia y que no valía para primaria… Pero ese día en casa mi padre al llamarme a cenar me dijo por el pasillo: – Hijo acuérdate que nada de murales en este colegio. Aunque estaba chulo lo que hiciste, yo no lo borraría!

Mis primeras clases de pintura.

No fue hasta que nos mudamos de Madrid cuando me apunté a clases de pintura.

Era el año 1986. Junto con mi hermana nos llevaron al taller de Carlos Roces. Pintor asturiano que ha dedicado gran parte de su vida a dar clases de pintura. Era en un primero donde las ventanas daban al Paseo de Begoña -algo que me acuerdo bien porque lo que más me gustó pintar en esas clases fue la vista desde la ventana- en la calle Dindurra. Actualmente está reformado.

Yo sólo duré un mes y medio, mi hermana creo que llegó a los 6 meses. Desde el principio me impusieron el carboncillo como extensión de mi mano izquierda. Yo que ansiaba pintar con pinceles, mancharme las manos con el óleo… no hacia más que dibujar. Difumina aquí difumina acá… si yo ya me pasaba todo el día dibujando en casa! Fue una tortura el enfrentarme cada lunes, miércoles y viernes a una escultura de una virgen en yeso con los pliegos de su ropa… Nada más salir de las clases llegaba a casa y sacaba mis rotuladores carioca -esa caja de plástico de 36- y me ponía a dar color a lo que quedaba de tarde.

Cuando pasó el primer mes dibujando al carboncillo toco realizar una obra libre, al fin algo fuera del mundo religioso. Fue cuando me puse al lado de la ventana y dibujé todo lo que veía desde ella. Los coches aparcados, la pista de fútbol sala, los árboles… pero en carboncillo.

begona-77-col-la-santiago

La semana siguiente empezaba el color! El óleo!! Me acuerdo perfectamente de los colores que me mandaron comprar. El Blanco de Titanio, Negro marfil, azul ultramar, rojo de cadmio, amarillo de cadmio y el tierra de siena tostada. Con estos seis colores debes saber mezclarlos, ya que salen, en teoría, todos los colores.

dsc03439.jpg

Pero Carlos Roces me puso a dibujar un bodegón con plato, jarra, una virgen en miniatura y una tela caída de fondo. ya sé que es lo mejor para aprender la técnica. Las naturalezas muertas están cargadas de planos, puntos de fuga, luces, texturas estáticos que es lo mejor para aprender a pintar. Pero yo no iba a aprender la técnica, sino a dejar fluir mi imaginación en un lienzo. Es como si volase a todas horas del día y me cortasen las alas al enfrentarme a este bodegón. Mientras el profesor se iba de la habitación a la contigua-donde estaban los alumnos mayores- yo sacaba mi cuaderno y continuaba con mi historieta acerca de un perro.

Concluí mi bodegón, me gané la libertad! Porque al colocarme mi profesor otro delante con frutas y jarrones de cerámica, tuve el valor de decir a mi padre que no quería ir más.

Tras esta experiencia seguí dibujando mis historietas. Me encantaban los cómics y quería ser un dibujante de cómics. Pero es que desde los 8 años que tenía en 1986 he querido ser arquitecto, veterinario, astronauta, pianista, cineasta…

Cuando Basquiat pintaba coches… yo también!

1980-81. Majadahonda.

Jean Michel Baquiat (1960-1988) Gran artista neoyorquino que yo he tenido de referente a principios del siglo XX. En mis trabajos de los años 2003-2007 se ve claramente esa influencia callejera y graffitera de Basquiat en mis obras. De echo mi primer cuadro de 200×200 cm que expuse fue un tributo a Basquiat -en la Galería Cornión, Gijón 2007- que a día de hoy forma parte de una gran colección privada.

Aquí no os voy a contar la vida de Basquiat. Porque para eso se ha creado el wikipedia.

Me hizo gracia que al ver mis obras de pequeño hubiera ya una temprana similitud al artista neoyorquino -el con 21  años pintando sus primeras obras que le catapultaron a la fama y yo, con tres años realizando esas pequeñas obras que me catapultaron a los brazos de mi padre cuando me venía a buscarme a la salida del colegio. Saltaba a sus brazos a enseñarle mi obra maestra!

A continuación os muestro las obras de Basquiat:

Y yo en otro continente, el mismo año, podría ser el mismo día, realizaba…

coche-granate

Me encanta ver la fuerza de mis trazos, pero me encanta ver, aún más la frescura y vitalidad de los trazos de un artista con 21 años manteniendo su carácter infantil en la ejecución e incorporando temas de critica social, racismo, religión, deportes, música…

Pero seguro que si le preguntáseis a mi madre allá en los años 80 cual era el mejor dibujo lo tendría claro… siempre que me comiera toda la verdura del plato y me lavase los dientes después de comer!

Mi primer dibujo catalogado y documentado!

1980. Madrid.

Con tres años este es mi primer dibujo fechado. Realizado en el colegio. Tamaño Din A4, con diferentes técnicas combinadas -algo que actualmente realizo- y fechado en septiembre de 1980.

mi-primer-dibujo-1980

Gracias a mi padre he podido disfrutar de ellos a día de hoy. Mi padre fue guardando en carpetas los dibujos que mis hermanos y yo fuimos realizando de pequeños. Sobre todo del parvulario y primeros años de infancia. Nunca se sabe. A día de hoy yo guardo los dibujos que mis sobrinos me han regalado y han realizado en mi taller. Es una cosa que todos los padres deberían hacer. El día de mañana vuestros hijos os lo agradecerán. Ya sean artistas en un futuro o no, siempre es algo bonito.

Como podréis ver en el dibujo ya hay indicios de mi trabajo a día de hoy. En la esquina inferior derecha aparece un personaje que podría ser el germen de mis animales. No falta colorido -algo que todos los niños llevan intrínseco en su adn pero que van abandonando a medida que crecen… muchos de ellos volviéndose personas grises- y trazos frescos, violentos y expresionistas.

Dentro de la misma carpeta había dibujos muy destacables en cuanto a creatividad y empleo de los colores. No son dibujos que resalten del resto de los niños. Al contrario, yo los veo normales. He visto niños mucho más ilustrados en el dibujo, pero que a día de hoy no lo practican… podría decir que desde el parvulario. Lo importante es mantener esta frescura con el paso del tiempo!