Ropa de taller

Me propuse hacer un blog con notas de taller y trucos para pintar y dibujar. Pero me doy cuenta que muchas veces no es que sean trucos, sino casualidades. Son momentos en los que buscas entre tanta pintura un lápiz camuflado entre el frondoso bosque de tubos de pintura al óleo o cuando necesitas un color y no lo encuentras porque todos los tubos están manchados de tanto pasar por mis manos y danzar a lo largo de la mesa de trabajo chocando con los demás tubos de pintura abiertos.

img_1285

Al final aprendes a tener paciencia… acaban apareciendo las cosas.

Os recomiendo siempre trabajar con ropa con bolsillos. Para meter los lápices, carboncillos, cúter y un metro que nunca aparecen cuando los necesitas. A mi no me gusta trabajar con mono o con bata, me siento incómodo. He probado a ponerme un mono de trabajo pero yo uso mucho las manos a la hora de pintar y en consecuencia me froto las manos en la ropa para limpiarlas en pleno proceso. Acaba traspasando el mono y me pinta la ropa de calle. Es mejor tener ropa y cambiarse de los pies a la cabeza. Normalmente uso un pantalón de chandal de algodón, una camiseta de las que ya no vayas a usar en casa y un forro polar de esos que venden ahora en Decathlon por cinco euros. Es ropa cómoda y fácil de vestir. He probado a pintar en camiseta pero luego me quedan todos los brazos manchados y al pasar el cepillo sufro bastante… Los pantalones siempre con bolsillos.

En las casas de los artistas las camisetas tienen una vida más. Antes de ser trapos para limpiar en casa, primero sirven para trabajar en el taller. Luego si, pasan a ser trapos, pero para limpiar los pinceles.

El calzado ha de ser cómodo. Vas a estar muchas horas de pie. Pero también si trabajas en un local o nave es muy importante llevar un calzado contra el frío. Yo normalmente tengo unas zapatillas de trekking o de montaña. De las que ya has usado en excursiones, parrilladas y paseos por el muro. Actualmente mi amigo el podólogo Miguel Vigil me ha realizado unas plantillas para estar de pie y que no sufra tanto la zona lumbar.

img_3512

Como veis al final la indumentaria es muy importante. La ropa cómoda y que no te importe ensuciarla. Así disfrutarás más en el taller.

Una galería al día es una galería que participa en ferias.

Ahora en febrero en Madrid se realizan las ferias más importantes en territorio nacional: ARCO, ArtMadrid, Drawing room, JustMad… La pena o lo bueno es que se concentren todas la misma semana. Yo por mi parte me parece un poco saturante. Acabo más que empachado de ver arte, supuro pintura por los poros, veo en formato digital y cada esquina en la calle me parece una instalación…  Pero por otra parte es la oportunidad de ver grandes obras de diferentes países en la misma semana. Hay numerosas charlas, conferencias, actividades paralelas en toda la ciudad relacionadas con las ferias. Es una semana intensa. Es imposible ir a todo. Yo os recomiendo ir con calma y disponiendo de tiempo a las cosas que seleccionéis. Elige y deshecha. Si vas queriendo ver todo por ver, al final no ves nada. No disfrutas. Por ejemplo para visitare ARCO necesitas un día para verlo. No se puede ver de seguido, tienes que meter entre naves momentos de desconexión como un café o salir a comer. La saturación y la disparidad de propuestas te puede llegar a colapsar. os recomiendo ir haciendo fotos de cosas que os interesen, quedaros con los nombres de artistas para luego conocerlos más detenidamente en casa.

Actualmente el mundo del arte se mueve en las ferias internacionales. Las galerías cada vez apuestan más por estas ferias. Es un acierto porque una pequeña galería de ciudad puede llegar a ser vista por grandes galerías mundiales. Actualmente los locales o espacios expositivos de las galerías de arte no tienen que ser muy grandes. Eso es algo del pasado. Hoy en día hay que tener un local que sirva de oficina, almacén y pequeño espacio expositivo. Conozco algunas galerías internacionales que el local apenas es de 50 metros cuadrados pero tienen stands de 200 metros cuadrados en grandes ferias internacionales. A día de hoy una galería de arte que no va a ferias es una galería local, muerta, en extinción.

Las  galerías clásicas son reacias a ponerse al día en internet. No saben lo importante que es tener una buena web. Actualizada, dinámica y de rápida búsqueda y visión. Desconocen el poder de las redes sociales y las aplicaciones que se le pueden dar. El espacio expositivo que se puede crear en internet es ilimitado. Puedes crear una increíble galería virtual que se pueda ver en todo el mundo. Mucha gente compra por internet y no es menos en arte. Una buena inversión como galerista sería emplear a una persona dedicada a tener actualizadas las redes sociales. Crear una buena base de imágenes de las obras de los artistas que representa. El estar al día en las redes sociales no es poner una mera foto de la exposición actual, sino estar al día de las tendencias, modas y eventos y poder vincularlos con cualquier actividad o artista de tu galería. Puedes incluso poner algún link de museos, galerías internacionales, ferias, concursos, libros, tendencias en la decoración, diseño… Cualquier noticia ajena a tu galería puede llevarte a ella. Nunca sabes por donde van a venir los interesados.

Social media communication concept

Que bastidores emplear a la hora de pintar.

He realizado multitud de bastidores con distintos materiales y a día de hoy lo tengo muy claro. Los mejores bastidores de madera los de Moreno Lopez de Soria.

Al principio cualquier bastidor es caro. Cuando comencé a pintar en mi propio estudio de pintura -bueno en una habitación de un piso compartido en la Plaza de Europa. Por casualidad de la vida el piso abuhardillado que compartíamos varios artistas había sido el taller de Nicanor Piñole. Me lo dijo un día Amador, el propietario de la Galeria Corníon que un día vino a ver mis obras allá en el año 97 y marchó horrorizado- el alquiler me lo pagaban mis padres. Yo con la paga semanal y con lo que ahorraba de trabajar los veranos me compraba el material. En aquella época ingresos por venta de obras era nulo.

Me compraba listones de madera. Ya para encontrarlos rectos en la tienda era una odisea y luego en el taller los cortaba con mi sierra manual. Con suerte salían dos iguales de largo. Ni me planteaba hacer un corte en inglete para unirlos en las esquinas. Cuando los bastidores quedaban bien el problema era otro. Al tensar la tela para graparla al bastidor los listones se doblaban por la tensión ejercida del lienzo. Y para rematar el acabado, los bastidores por cualquier cambio de temperatura se combaban. Un desastre. Eso es porque la mayoría de madera que podemos encontrar en las tiendas de madera aún no están secas. Algunas incluso al comprarlas ves que desprenden resina y huelen a verde. Estas maderas no están tratadas, ni pulimentadas y con los cambios de temperatura se contraen. Acabé desistiendo de querer ahorrarme un dinero en este apartado. Comencé a trabajar de manera continuada con bastidores de fábrica.

Comencé con los bastidores de madera de Lienzos Levante. Eran los que se podían conseguir en Gijón en las tiendas. son bastante básicos. La madera no es muy buena. No son muy macizos. Las maderas de los listones a veces son muy ligeras, como corcho. A su vez al tensar la tela se pueden combar en alguna esquina. Eso ocurre con tamaños superiores a 100×81 cm en listones de 46×17 mm. De esta casa recomiendo los bastidores de tamaño doble de 46×32 mm. Son más resistentes pero el problema es que mantienen el tamaño de 46 mm en el ancho. Deberían ser de 60 mm. Otro fe los problemas que tienen es la unión de bastidores. Muchas veces al golpearlos para unirlos entre sí rompen las pestañas. Dice el catálogo que es el ensamble más resistente del mercado. Pues yo debo de tener el martillo de goma más fuerte del mercado -el que usa Thor para sus bastidores-. El último de los problemas es que los listones para realizar las cruces interiores de refuerzo son de madera muy fina y si tensas mucho la tela comban.

Aquí os muestro el ensamblaje de Lienzos Levante y la de los bastidores de Moreno López:

Otros bastidores que podéis encontrar en el mercado son los de Talens. El problema es que sólo los venden con la tela de lienzo puesta. La tela es muy mala. Simple imprimación y muy fina.La madera es de perfil grueso pero muy fina. Los bastidores son muy ligeros. Para tamaños superiores a 100x100cm no os los recomiendo. Bailan para todos los lados.

Estos son los de Talens:

bastidor-madera-alba

Con el tiempo y empleando los anteriores modelos me di cuenta de que para realizar obras de gran formato se me hacía imposible con estos soportes tan endebles y frágiles. Un día me crucé con Pelayo Ortega en la entrada de la galería Cornión. Sus bastidores eran increíbles. Le pregunté donde los compraba. Me dijo: -Yo los encargo en Soria. Me lo dijo Melquiades Álvarez que investigó mucho sobre el tema. Se llaman Bastidores Moreno. El dueño se llama Jesús Moreno, ya te dejo un día el teléfono en la galeria.

Acababa de tirar varias obras por emplear material de pintura barata y de supermercado. Era el año 2006 y tenía una gran exposición individual en Madrid. Mi gran oportunidad en la galería Fruela. Quería emplear buen material y por ello me decidí a realizar un pedido.

captura-de-pantalla-2017-01-26-a-las-23-57-27

Llamé y me dijeron que se podían pedir de cualquier tamaño. El grosor de los sencillos es perfecto, de 60x20mm. Es una madera muy rígida y maciza. No hace falta ponerles cruz de refuerzo a no ser que sean mayores de 120x120cm. El tamaño para los de gran formato es de 70x30mm. Y lo bueno es que la madera de las cruces es del mismo grosor, muy resistentes. Pensé que les previo iba a ser una pasada. Cual fue mi sorpresa que los bastidores pequeños son igual o más baratos que los de Levante. Los mayores son más caros, pero la calidad está a años luz entre ambos.

Hace un par de años hablando con Antonio López en Madrid, no sé como salió el tema de los bastidores. Me dijo que compraba los bastidores de Soria, los de Moreno López. Ya me quedó todo claro. Esos son mis bastidores de referencia.

Aquí os voy a realizar una simple diferencia entre los bastidores comprados y los que te preparas con listones de madera. Medida de 100x100cm.

Bastidor comprado en Moreno López de 60x20cm – 20 €

Bastidor casero: Listones de 2,30m comprar 3. La unidad es de 4 euros de 40×20 mm (12€). A esto hay que añadir el cortarlos, lija para redondear los bordes (1€), cola para pegarlos (3€) y grapas para unir los listones y que no se abra la cola al pegarlos (2€). Luego esperar un día para emplearlos. Total 18 € frente a 20. Pero carece del bisel interior del listón, algo muy importante:

fullsizerender

En definitiva, no perdáis el tiempo en emplear listones de madera baratos. Con el tiempo se notará la diferencia. Es más sencillo pedirlos hechos con un buen anclaje entre los listones y bien redondeados en el exterior para que no sufra la tela.

Luego cada uno puede investigar, pero os recomiendo que hagáis caso de los expertos que ya han investigado. Te ahorrarás tiempo y dinero.

Imprimación. El gesso

Con el paso del tiempo las mejores técnicas se van aprendiendo a base de errores. Con estos trucos que os doy -bueno trucos, dejémoslo en recomendaciones- os quiero agilizar el proceso de frustraciones y minimizarlo a la hora de trabajar. Porque cuando te pones a pintar las horas pasan volando.

Al principio empecé a pintar en telas ya preparadas de fábrica. No me voy a cortar dando nombres, ya que a la hora de opiniones cada uno tendrá la suya. Yo expreso la mía. Estas telas eran de lienzos Levante. La tela de lienzo que viene en sus bastidores es muy fina, mala y seca con el tiempo. Tiene una pequeña capa de imprimación blanca que no te permite emplear la técnica de rasgado. Muchas obras de las que he pintado con estas telas están a día de hoy en la basura. Otras enmarcadas y conviviendo bien pero con miedo a darle un golpe.

Actualmente compro la loneta o tela de lienzo sin preparar. En un principio porque el rollo de 25 metros de largo tiene 2,30 metros de ancho, lo que me permite montar bastidores de 2×2 metros sin ningún problema, no como las que vienen imprimadas -el metro lineal de la luneta sin preparar 6 euros, preparada a modo básico 21 euros de media- que no pasan de 2,10 o 2,15 metros y te quedan muy juntas para su tensión y montaje. A su vez las telas sin imprimación se montan mucho mejor en los bastidores. Son más elásticas y quedan menos pliegos. Los lienzos ya imprimados y encolados hay que tensarlo hacia las esquinas del lienzo y hay que emplear muchas más grapas a la hora de fijarlo al bastidor -digo eso porque es algo muy importante si los hay que desmontar para enviar a una exposición fuera- y sufrirá más la tela con el tiempo.

La imprimación del lienzo para mí es algo básico y primordial. Tiene que ser de buen material, el mejor. Es donde vas a fijar la obra de arte. tiene que durar una eternidad!

El gesso. Es una sustancia de color blanco -generalmente, yo uso en muchas obras una transparente para usar el tono crema de la tela como fondo y poder emplear el banco como color-  que es el resultante de mezclar aglutinante con tiza, yeso o pigmento. El gesso que mejor me resulta y que más me han recomendado -incluido Antonio López- es el que realiza la tienda Jeco de Madrid. (Jeco, Material de Bellas Artes en la calle Hortaleza). Se vende en tamaño de 1 L y de 3,5 L. Es un gesso espeso no líquido como los que vienen de Vallejo o Pebeo. Los líquidos se te caen más a la hora de pintar, cubren menos y son más transparentes y planos. El gesso de Jeco y su espesura nos permite crear una base de imprimación más gruesa y rugosa. Te permite crear texturas más sutiles y variadas. Además son lo ves muy espeso en ciertos momentos solo tiene que mojarlo un poco.

img_3440

Siempre que le das imprimación a una tela, al humedecerla se tensa. Pero al ponerte a trabajar en ella con el óleo o acrílico de colores y frotar con más fuerza se va destensando. Os recomiendo que cuando eso empiece a ocurrir hay que darle una capa de cola blanca y agua por la parte de atrás de la tela. Mejor sería comprar una pintura acrílica para pintar la tela y conservarla con el tiempo por detrás -por detrás es por donde más atacan las humedades.

Diario de trabajo Nota 1

9 de Enero de 2017

Hace tiempo que he querido tener un espacio donde poder escribir para mí y para todos los que quieran leerlo mis pasos por el mundo del arte, conocimientos, técnicas, trucos, experiencias… De esta manera quiero crear una especie de diario. Quiero hacer este ejercicio de escribir para ordenar y recordar mis pasos hasta el día de hoy por el mundo del arte. Este camino no ha hecho más que empezar… llevando 20 años pintando aún me descubro cada día. Me sorprendo de como mi trabajo va evolucionando, variando y creándose poco a poco un estilo propio.