Imprimación. El gesso

Con el paso del tiempo las mejores técnicas se van aprendiendo a base de errores. Con estos trucos que os doy -bueno trucos, dejémoslo en recomendaciones- os quiero agilizar el proceso de frustraciones y minimizarlo a la hora de trabajar. Porque cuando te pones a pintar las horas pasan volando.

Al principio empecé a pintar en telas ya preparadas de fábrica. No me voy a cortar dando nombres, ya que a la hora de opiniones cada uno tendrá la suya. Yo expreso la mía. Estas telas eran de lienzos Levante. La tela de lienzo que viene en sus bastidores es muy fina, mala y seca con el tiempo. Tiene una pequeña capa de imprimación blanca que no te permite emplear la técnica de rasgado. Muchas obras de las que he pintado con estas telas están a día de hoy en la basura. Otras enmarcadas y conviviendo bien pero con miedo a darle un golpe.

Actualmente compro la loneta o tela de lienzo sin preparar. En un principio porque el rollo de 25 metros de largo tiene 2,30 metros de ancho, lo que me permite montar bastidores de 2×2 metros sin ningún problema, no como las que vienen imprimadas -el metro lineal de la luneta sin preparar 6 euros, preparada a modo básico 21 euros de media- que no pasan de 2,10 o 2,15 metros y te quedan muy juntas para su tensión y montaje. A su vez las telas sin imprimación se montan mucho mejor en los bastidores. Son más elásticas y quedan menos pliegos. Los lienzos ya imprimados y encolados hay que tensarlo hacia las esquinas del lienzo y hay que emplear muchas más grapas a la hora de fijarlo al bastidor -digo eso porque es algo muy importante si los hay que desmontar para enviar a una exposición fuera- y sufrirá más la tela con el tiempo.

La imprimación del lienzo para mí es algo básico y primordial. Tiene que ser de buen material, el mejor. Es donde vas a fijar la obra de arte. tiene que durar una eternidad!

El gesso. Es una sustancia de color blanco -generalmente, yo uso en muchas obras una transparente para usar el tono crema de la tela como fondo y poder emplear el banco como color-  que es el resultante de mezclar aglutinante con tiza, yeso o pigmento. El gesso que mejor me resulta y que más me han recomendado -incluido Antonio López- es el que realiza la tienda Jeco de Madrid. (Jeco, Material de Bellas Artes en la calle Hortaleza). Se vende en tamaño de 1 L y de 3,5 L. Es un gesso espeso no líquido como los que vienen de Vallejo o Pebeo. Los líquidos se te caen más a la hora de pintar, cubren menos y son más transparentes y planos. El gesso de Jeco y su espesura nos permite crear una base de imprimación más gruesa y rugosa. Te permite crear texturas más sutiles y variadas. Además son lo ves muy espeso en ciertos momentos solo tiene que mojarlo un poco.

img_3440

Siempre que le das imprimación a una tela, al humedecerla se tensa. Pero al ponerte a trabajar en ella con el óleo o acrílico de colores y frotar con más fuerza se va destensando. Os recomiendo que cuando eso empiece a ocurrir hay que darle una capa de cola blanca y agua por la parte de atrás de la tela. Mejor sería comprar una pintura acrílica para pintar la tela y conservarla con el tiempo por detrás -por detrás es por donde más atacan las humedades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s